sábado, 20 de octubre de 2018

10 excusas que se dan para no leer libros

1. No tengo tiempo para leer libros

2. Si yo ya leo, pero no libros

3. Prefiero hacer alguna actividad en grupo y no aislada como es la lectura de libros

4. No sé que libro leer

5. Para qué leer el libro si está la película

6. Leer libros me aburre y pienso que pierdo el tiempo con ellos

7. No leo libros porque me duermo

8. No me llama la atención ningún libro

9. Los libros son caros y no tengo ninguno en casa

10. Leer libros no me sirve ni va a solucionar mis problemas

 

Fuente:

https://www.julianmarquina.es/10-excusas-que-se-dan-para-no-leer-libros-y-algunas-soluciones-para-si-hacerlo/

El mejor remedio para las excusas de la lectura de libros es dar las soluciones

viernes, 19 de octubre de 2018

La lectura


Pienso que la lectura no es comparable con ningún otro medio de aprendizaje y de comunicación, ya que la lectura tiene un ritmo propio gobernado por la voluntad del lector; la lectura abre espacios de interrogación, de meditación y de examen crítico, en suma, de libertad; la lectura es una relación con nosotros mismos y no unicamente con el libro, con nuestro mundo interior a través del mundo que el libro nos abre.

Quizás el tiempo que podría destinarse a la lectura estará siempre ocupado por otras cosas;
esto ya es verdad hoy en día, pero lo era quizás mas en el pasado para la mayoría de los seres humanos. Sea como sea, aquel que tiene necesidad de leer, el que encuentra placer en la lectura (y leer es ciertamente una necesidad y un placer), continuará recurriendo a los libros, a los del pasado y a los del futuro.

Un gran libro tiene valor no tanto porque nos enseña a conocer a un individuo determinado, sino porque nos presenta un nuevo modo de comprender la vida humana aplicable a los demás, que también podemos utilizar para reconocernos a nosotros mismos.

Italo Calvino

Leer nos ayuda a imaginar, imaginar nos ayuda a comprender nuestra realidad.

jueves, 18 de octubre de 2018

La otra torre de Sevilla

Torre del Oro


Es una torre albarrana situada en el margen izquierdo del rio-guadalquivir, en la ciudad de Sevilla, junto a la plaza de toros de la Real Maestranza. Su altura es de 36 metros. Cerraba el paso al Arenal mediante un tramo de muralla que la unía con la Torre de la Plata, que formaba parte de las murallas de Sevilla que defendían el Alcázar. Es una torre formada por tres cuerpos, El primer cuerpo, dodecagonal, fue construido entre 1220 y 1221 por orden del gobernador almohade de Sevilla, Abù l-Ulà. 
Parece que debe su nombre "Torre del Oro" a los reflejos dorados que producían los azulejos que la recubrían en su tiempo.
El segundo cuerpo, también dodecagonal, fue mandado construir por Pedro I el cruel en el siglo XIV. El cuerpo superior, cilíndrico y rematado en cúpula, fue construido en 1760 por el ingeniero militar Sebastián Van der Borcht. Fue declarada monumento histórico-artístico en 1931.

Fuente:   http://www.visitasevilla.es/es/lugar-interes/torre-del-oro

 

Probablemente sea el emblema de Sevilla por antonomasia, con permiso de la Giralda. Son muchos los turistas que se esperan una torre de dimensiones parecidas a las del Big Ben y luego se sorprenden al ver la escasa altura del edificio. Aunque si hay algo innegable por todos es que pocas estampas lucen tanto en nuestra ciudad como la visión que compone este edificio junto a la orilla del Guadalquivir, con la Maestranza y la Giralda a sus espaldas. Te emocionas cada vez que la ves de noche desde el Puente de San Telmo, pero probablemente no conocieras estas 7 cosas:


1. Su altura es de 36 metros, poco más de un tercio de lo que mide la Giralda con sus 94,69 metros


2. Es una torre albarrana, es decir, formaba parte de un recinto fortificado, con el que estaba comunicado. Su función principal era defender la ciudad. Otro edificio con estas mismas características en Sevilla es la Torre de la Plata.


3. Se dice que su nombre se debe al brillo dorado que reflejaba la torre sobre el río. En la restauración de 2005, se averiguó que este brillo, anteriormente atribuido a un revestimiento de azulejos, se debía a una mezcla de mortero de cal y paja prensada.

 

4. La Torre del Oro tiene tres cuerpos perfectamente distinguibles y cada uno de ellos fue construido en un período distinto. El primer cuerpo fue construido entre 1220 y 1221 por orden del gobernador de Sevilla almohade Abù I-Ulà. El segundo cuerpo fue obra de Pedro I el Cruel en el siglo XIV. Por último, en 1760 el ingeniero militar Sebastián Van der Borcht finalizó la torre con otro cuerpo rematado en cúpula.


5. La Torre del Oro ha atravesado varios momentos complicados, pero uno de los más críticos fue durante la Revolución de 1868, cuando los revolucionarios demolieron los lienzos de las murallas y los pusieron a la venta. Gracias a la intervención de los hispalenses, que se opusieron en todo momento, la Torre no fue destruida.


6. El 13 de agosto de 1992, año de la Exposición Universal de Sevilla, la Torre del Oro se hermanó con la Torre de Belem en Lisboa.

7. Desde el año 1944 su interior alberga un Museo Naval. En el museo se pueden ver maquetas, documentos históricos, grabados, cartas naúticas e instrumentos de navegación.

Fuente de la portada: Wild Darrow